¿Por qué tengo los poros abiertos?

Que la piel tiene poros es más que evidente. De hecho, cada persona puede llegar a tener hasta 2 millones de poros. A través de ellos, se permite la transpiración y la eliminación de toxinas (sudor, grasa, células muertas...).

Sin embargo, tener los poros abiertos o dilatados se ha convertido en una de las principales preocupaciones estéticas de las personas. En este post te vamos a explicar qué son los poros y qué provoca tener los poros abiertos.

¿Qué son los poros abiertos?

Los poros son los pequeños orificios que podemos observar en la capa más superficial de la piel. Se tratan de los orificios de salida de las glándulas sudoríparas y de las unidades polisebáceas. Las glándulas sudoríparas son las encargadas de segregar el sudor y regular la temperatura corporal, mientras que las unidades polisebáceas son el conjunto de un pelo y una glándula sebácea.

poros abiertos y dilatados

Cuando hablamos de poros abiertos y poros cerrados, realmente nos referimos a las unidades polisebáceas. 

¿Cuál es la causa de los poros abiertos?

Aunque todo el mundo tiene poros, existen personas con poros más dilatados que otras. La apariencia de los poros no solo viene determinada por la genética, también existen otros factores que van a determinar su tamaño, color, inflamación y dilatación.

  • Hiperseborrea: Cuando la actividad de la 5α reductasa se altera, las glándulas sebáceas comienzan a producir más sebo de lo necesario. Este exceso de sebo tiene tres consecuencias muy visibles:
  1. Por un lado, la piel está mucho más brillante y, por consiguiente, aumenta el contraste de color de los poros.
  2. Por otro lado, la barrera cutánea se debilita y, como mecanismo de defensa, la piel se inflama o “engrosa”. Esto hace que el poro esté ligeramente más enrojecido.
  3. Por último, los lípidos de sebo que se han generado se oxidan y reaccionan con la queratina de la piel, volviéndose oscura.
  • Glicación: Se trata de una reacción fisiológica entre azúcares y proteínas como colágeno o elastina. Como consecuencia, aparecen los famosos AGEs, hay más radicales libres y la piel de alrededor del poro se oxida, es decir, se vuelve amarillenta.
  • Oxidación: El paso de los años también juega un papel determinante en la apariencia de los poros. Con la edad, se degrada la producción de colágeno, el responsable de mantener la estructura dérmica del poro compacta. Al haber menor fibras de colágeno, la estructura se debilita y se “abre”, aumentando el tamaño o la dilatación de los poros.
  • Hiperproliferación: El aumento de los queratinocitos (células predominantes en la epidermis de la piel que producen queratina) en los folículos polisebáceos, incrementa la pared de los poros. Por ende, se produce un relieve irregular en la piel y aumenta la apariencia de los poros.

¿Cómo se pueden cerrar los poros abiertos?

La cosmética natural es una gran aliada para cerrar los poros abiertos y dilatados.

  1. Elige fórmulas enriquecidas con activos seborreguladores que ayuden a controlar el exceso de sebo de la piel. Nuestra crema antiacné Equilibrium regula la actividad de las glándulas sebáceas.
  2. Opta por peelings faciales que estimulen la renovación celular para evitar la acumulación de células muertas en la capa más superficial de la piel. Nuestros peelings AHA y Enzimatik exfolian suavemente la piel, mejorando su textura.
  3. Usa protección solar a diario para proteger la piel de los radicales libres, que como te hemos contado, también empeoran el aspecto de los poros. Nuestro protector solar facial está formulado con filtros físicos no nano que respetan el medio ambiente.

Y hasta aquí todo sobre los poros de la piel. Si tienes alguna pregunta, no dudes en escribirnos a nuestro WhatsApp, te atenderemos encantados.

Ler mais

tonico facial

¿Cuándo usar el tónico facial?

gel limpiador facial

El gel limpiador facial con prebiótico que tu piel estaba esperando

serum facial

Sérum de ácido hialurónico y vitamina C, ¿cuál es mejor?

Comentários

Seja o primeiro a comentar
Todos os comentários são analisados antes da publicação